jueves

DERIVADAS DE LA TEORIA TRIANGULAR DEL AMOR.

"No tenemos nada que decirnos, de tal modo
estamos uno tan en el otro"
Pierre Louys



Vengo del mar, allí todavía nos une
su envoltura, y el empuje de sus olas
me recuerda el tacto de tus pechos.
Pero no de un mar, no... hablo de nuestro mar,
del único, en el que tantos dioses
han sido vulnerados por el tiempo
y miles de naufragios de soles reposan
en brazos de la luna,
como suspiros azules perdidos
en los senderos de la vida.
Qué quieres...¡¡, me seduce la ruptura del mar
en tus ojos, inquietos como la vida,
profundos, como un largo desaliento.
Eres sólo fruto, sirena amarilla, rojo delfín,
mujer sagrario, pero me puede la frescura
de tu vientre y el rango de tu sueño.
Acepto compartir tus muslos con los astros,
arriar pasiones, y aunque sé que llegas
como la turbación de la brújula celosa,
no puedo renunciar a ser hijo del sol,
de la nube blanca, de la siembra,
del sudor, del agua, del deseo y la osadía.
Contigo sucedió lo inimaginable
y abortamos lo inevitable;
somos la metáfora del absoluto,
el espacio del disturbio,
y me importa, no el rayo silente,
sino tú cuando lo miras.

1 comentario:

Efigênia Coutinho dijo...

como suspiros azules perdidos en los senderos de la vida.
Qué quieres...¡¡, me seduce el reflejo del mar en tus ojos,

MUY BELLO SUS VERSOS, MIS CUMPRIMENTOS, PERDON POR MIO ESPAÑOL, CON ADMIRACION,
Efigênia Coutinho