viernes

NUNCA VOLVEREMOS AL LUGAR DONDE NACIMOS.

“Consérvalos, oh memoria, como eran.
Y alguna vez aquel amor
y aquella noche devuélveme”
K.Kavafis.

Aquella mañana, cuando supimos
que los entresijos de la eternidad
duermen en el orgasmo,
con apenas un roce del extremo de las manos,
nos entró la duda de saber quién fue el botín de quién.
El hecho es que aceptamos la aventura de amanecer juntos,
pese a las turbulencias de la noche.
Nuestro futuro se hizo búsqueda,
oteando hacia dónde huir y encontrar cobijo.
Algunos dijeron que una paloma y un halcón,
juntos, solo pueden buscar una jaula.
Pero no sabían que el universo se expande para no morir.