domingo

DEL TEU FUTUR I EL MEU.

I amb elegància van néixer com aurores molles, tatuades
nenes, filles d’estranys déus. Fou com saber que més enllà
dels teus ulls estaves tu construint un món ample i fèrtil
tan sols per als dos. Llavors molts érem fascinats pel buit
d’una residència d'amor articulat amb el nom comú
de cada cosa. Vam haver de fer-ho mentre sentíem com
el teu interior empresonava els membres i els castigava
estrenyent i ofegant fins que vam començar a cavalcar-te
per la teua pròpia petició. Sentirem que arribàvem a la glòria
sense entrar, i ho van fer a poc a poc, immersos en aquella
espera de la qual, perduts tantes vegades, no sabíem, mortals
com som, prendre possessió d'un cos o d’un altre, camí
o milotxa, però sempre amb el traç directe a les teues cuixes
sense importar-nos la fel, el vinagre i tampoc la cendra calba.
Victoriosos en les carícies de cada dia i estrangers en els teus
desdenys, passions bregades i truncades, convulsos els llavis,
ho saben, anuncien la invasió d'estranys focs dels teus ulls.
Hereus de l’aventura de les veritats rimades del cant lul·lià
que, com un versàtil algoritme, ens obria l’univers com a morada.

lunes

SON RECORDS, CLAR...


De sobte un dia, la terra fa bona olor, mare. Gràcies
a tu fórem una aspiració, que no condemna, reivindicant
el pertorbador dret a ser vivents més que mortals,
a escriure la biografia dels cossos que s’enamoren,
dels fills de la prohibició que sucumbeixen al nou magma,
i també la dels que fugint, construeixen una residència
d'amor articulat. I ens seguim mirant amb enyorança
des de la riba, cercant ansiosos el nom comú de cada cosa,
l'ésser per a la nostra vida, com feia aquell xiquet
que vaig ser un dia, tan allunyat del que hui t’admira
adormit en la mateixa verda canyada. HeyJude,
don't make it bad. Calia precipitar-se cap al futur
en el llindar del crit i l'esperança, a cavall de la insolència
del sobtat vent, i em vaig perdre en el camí del passat
conquistat pel teu gest. I de sobte tornes i anuncies
tortures suaus, com la verònica. Proscrita, com si tot
pogués recuperar el seu prodigiós encant, i cruixir
de nou als adéus del pòrtic de l'estiu, Sí, com sempre
les teues natges em sorprengueren. Tants anys caminant
i àdhuc avui em perd en el teu bosc, i em trobe tantes
veritats i mites caient i enfonsant-se en els teus ulls,
únics espills que en configuren, mil·luminen
acariciant
i com els nostres desvetllaments diaris, ens enceguen.
Els seus amplis excessos tan humans, vam ser amb els seus
centelleigs, mons que fugen i dels quals fórem la porta.

miércoles

SUMAR DE NOU.



Cansat de la guerra, mirava fregar a ma mare, mon pare cantava:
Que reste-t-il de nos amours? França encara era tot allò que no
teníem y confusament desitjàvem. Va ser, dit siga amb tot el respecte
per als que no creiem en deu, la manera de voler viure sense maleir.
Ara sabem que els somnis passen a ser records, per viure en pau amb
els que vénen de lluny i són la perifèria de la vida. Buscava l’encontre
amb la totalitat, amb el brot que concorre sempre a l’abast de la prohibició
i la llicència. Una aspiració eterna i malifeta que condemna, reivindicant
el dret pertorbador a ser vivents, fins i tot, més que mortals, el que és igual
a escriure per ventura. De fet vivim des del moment en què vam somiar
la nostra biografia, els cossos que es rendeixen a la prohibició i sucumbeixen
al nou magma global, fins als que fascinats construeixen una residència
d'amor cel·lular articulada, i no obstant això ens seguim mirant, enyorant
des de la riba, buscant el nom comú de cada cosa, l'ésser per a la vida.


SOM QUI SOM.


I vam de viatjar, fugint i dissipant-nos com torrentera
a la deriva, temorosos i rebels enfront del teu confiscat
desig de trencar la màgia, dilapidant estimes. Però
el prodigi de la teua mirada, sempre controlant el tacte
de la teua brusa, transcendia la nit, anunciant els trossos
del món perdut i de nou érem el teu proïsme. Sovint,
i no tan sols en somnis, tot allò que un dia i una nit
no vam resoldre, potser per por o per amor mal entès,
torna i gaire mai en el moment oportú car no sabem
manipular-ho. Ni el fàstic ni la mirada trist i esgotada
amb què ho rebem, ho fan fugir dels nostres dies. Llavors
estarem adormits i plàcids per sempre sobre la suau línia
evanescent que divideix i substitueix, fins que esgotats
comprenem que, per un instant almenys, estimar-me és
sotmetre'm i posseir-me és dominar-me. I et rendeixes
en ple èxtasi carnal amb el meu reclam. Tot son lluites
latents, misterioses anunciant mirades furtives. Què fer
si t’estimo i de genolls és com jo arribo a donar-te plaer?


sábado

PAPALLONES BLAVES


Aquells temps que no vam viure també van marcar
el nostre cos i ara ens demana comptes i el rostre,
fins i tot el cor, segueix enyorant el petó desitjat
i s’ajusten els ulls, tractant de recordar aquelles galtes. 
Malauradament sempre tornen anunciant que encara 
segueixen esperant amb diferents pits o llavis, 
però amb la mateixa ànsia de desentranyar 
el misteri del qual fórem part. I tornen sempre. 
Inevitablement tornen, encara que ja sé que no val 
la frescord'unes natges acabades de modelar 
per salvar un món que vola sobre la parquedat 
del borrissol i el bolero del teu riure. Obvi que no es
tracta de cobrar el deute del diable enamorat 
del pubis, ni vull remoure allò que el temps 
va ordenar en gestos, renúncies i fragàncies 
encara que la rosa dels vents em porta a la parpella 
i al cercle de la teua boca. Al capdavall hi ha tants 
somriures per descobrir fins i tot dolors que 
naufragar, que bé puc combregar amb el blues 
mestís del teu amor Perquè encara que naixem 
cada dia amb diferent gest, colori caminar dispers, 
segueix clarejant, dona de claus, i un cor naixent 
a l’ombra de Leviatan, llavorsde poc en serveix 
que es desplacen els dies per la constel·lació 
particular. De fet, mai res passarà sense marcar-te. 
Fins i tot la complicitat de la terra, aleshores 
promesa i necessària, car sabem que la norma
no mata encara que masa sovint ofega.

D’UN PASSAT A LA CARTA.

Aquell diumenge el cel amenaçava tendresa sobre 
el sembrat i t'allisares el cabell, cobrin-te de celestes
colors i fins la rosada es va escampar, amb l’aletejar
de papallones mentre que els teus genolls desencadenaven 

l’orgasme. Potser aquell territori va ser una porció de
la vida que establirem per descobrir l'esperança oculta
que ens unia en un sol somni i sense lloances, per ventura.
Foren com albes de penombra, alcoves sense forrellats
ni finestres, ni mirades, sense veu, però de foc i gel les fugides,
sempre silents i emmascarades. El dubte a resguard,
el teler i l'enclusa alertes i tothom embolicats en oracions.
Eren temps, al nostre país, de proclames, de amples
promeses, de cors tendits a assecar, de plançons purulents
i d’un passat a la carta. Encara avui seguim sense tenir
certesa sobre si ja ha arribat la llibertat. Impossible
guardar algun vestigi de futur. Érem orfes de llum,
tan sols les teues pupil•les d’una gata verda, el teu ventre
bru fins que els dos, amagats en el senyal, guardàvem
la fragància de les nostres nits en la cantonada de la lluna.
Encara així, amb la tendresa quartejada a trompades,
t'estimava en nombroses ocasions, i Kant amb prou feines
em deixava temps per voler-te. Tant i tant ho vaig intentar
que en algun moment vaig sentir el teu pubis allunyant-se
i tornant a mirar la meua estranyada cara, em vas dir
que estaves perduda entre tantes llums i que mai havies
sentit tant de vertigen. Noves llàgrimes, de confús gust,
tancaren aquella intromissió en el dubtós nucli del plaer.

JOCS DE FOLIA PARA VIOLA DA GAMBA


«Solamente sé que los caminos
de retorno están cerrados».
Celso Emilio Ferreiro



Sin que nadie nos diera una explicación,
observamos que el horizonte ya no huía,
las dádivas de cada día quedaban prisioneras
en el recinto del amor, se dormían,
y entre las manos, como una naranja violeta,
sus muslos nos sorprendieron, deslizándonos,
cogidos del vértigo en ruinas,
del amor a la desesperanza.
Siempre creímos que habíamos ganado
la batalla de qué era la verdad,
pero la hambruna nos dice que perdimos
al decidir quien la administraba.
Fue como cuando, atentos a lo que nos dicen,
olvidamos lo que callan, o las palabras ausentes
que ordenan las instancias del universo y del barrio.
Algunos, los más valientes, conjuraron los poderes
para evitar las prohibiciones
y a despecho de la rabia,
fuimos nómadas en nuestra tierra
fugitivos de nuestra casa.
Vaciaron el significado y nos dejaron
la rutina de la palabra que nos precede.
Limpiamos con miel y aceite las huellas,
pero quedan las alucinaciones y el llanto,
todo lo que llega desde donde los muertos
guardan la memoria y alimentan el futuro.
Aún así, hemos sobrevivido,
fue suficiente unir la sonrisa y el almendro,
la palma y el alacrán, la luz y la mirada
y tantas cosas que nacen al nombrarlas,
la suave mesura del código babélico,
la nota musical que nos convocó,
el conjuro de las sílabas del desierto,
el eterno abrazo de los vivos y los muertos,
la estación lila donde vive el poema y el recuerdo,
la redención del orden que nace del caos.

miércoles

EL RIESGO DE LA DIVINIDAD.


Hubo sus más y sus menos. Recuerdo que al mirarnos, alguien comentó que, aunque la vida nos había esparcido espléndida, en casi todos los mundos posibles habíamos nacido nardos, adecuados unos, insólitos otros. Al parecer, dijeron, nos habíamos comportado con la dignidad adecuada. Lo cierto es que todos veníamos cargados de historias, ajenas algunas, y aún había tiempo para resolverlas. Tal y como amaneció, ¿cómo pensar que nos robarían? Al fin sucedió que éramos como dijeron. Llegamos con volados de encaje, amplios, resueltos y acompañados, rociados, compañeros de la aurora blanca. Aún así, hubo que reportarnos, indagar para saber quién era cada cual. No fue fácil porque, aunque todos los golpes recibidos eran igual, no tenían el mismo origen y una frágil historia los cubría. Pero de nuevo las miradas nos identificaron. Horas después, días quizá, supimos que, aunque intentamos llegar desnudos y cubiertos de luz, teníamos los hombros hundidos de soportar recelos, malicias y consejos, de sublimar deseos y habíamos aprendido a contar nuestra historia montados sobre el vaivén del deseo y asumir nuestro futuro inestable. Por eso cuando te vi tan dentro de ti mismo supe que éramos viejos y amigos, y no solo por tanto como preguntábamos, también porque todos éramos, aún, una obra abierta, quien sabe hacia dónde. En todas las ciudades vimos al mismo dios indolente y a sus discípulos bailando sobre el asfalto y saciando el hambre de adolescentes, ciegos de imágenes para poder vivir. Ahora que el tiempo disolvió aquellos escenarios donde fuimos héroes, los dioses, brujas, doncellas, buenos y malos han tomado el camino del olvido, ese indefinido mar del que somos confluyentes. Pegados a todos ellos, a escondidas, se nos van perdiendo jirones de nuestra larga vida, mientras la memoria, tan atenta un día a su patrimonio, intenta rellenar el vacío con nuevas caras extrañas. Puede que también tengan derecho a habitarnos, a huir de la autotélica mirada, del eterno propósito de la utilidad. ¿Deberíamos confirmar la moralidad para ser inmortales contigo? ¿A qué tanta severidad? ¿Dónde estabas cuando caímos? Sigamos, pues.

martes

MÉS QUE TRISTOS, ATORDITS



Què podia fer? El meu amor segueix en vigília,
lligat al sagrari de la teua capella, on vaig diluir
la tendresa i salvarem la solitud, esperant
el saldo del nostre sexe, subjectat pels luxuriosos
silencis, prenyats d'albes verges i l'aldarull
de la teua màgia amb el soroll de l'aigua fresca
que pels teus cabells rossos i arrissats fugia.
Contumaç i seduïda per la vida que sembra
la teua volta i el ritme dels teus malucs embriagats.
Sempre fórem com les elegants xiques i no sabíem
res de fer l’amor, només masturbar al nostre nuvi
o, extraordinàriament, a l'amant de la nostra mare,
sempre tan ben plantat, com un pare si mes no.
Sí, fòbies i filies, la impudícia dels meus bells
mugrons i les esculleres del teu pubis buscant
el plaer absent. Però si dorm el sentinella, esfullant
de nou les carícies, el laminar de la calor de la besada
en els ravals de les galtes, potser demà, t'arribarà
un vers, una mirada, un petó, fins i tot potser un gest
de complicitat desheretat i tèrbol. Són dies esquerps
i sense pluja, impotents, diríem que malparits i que
donen res per tot. Son dies abatuts, malhumorats

i atordits per les habituals revoltes dels nostres cossos.

domingo

L'ÚLTIM COMIAT.

Quina por, si un dia ens trobéssim,
de cara i nuets amb la metafísica, malifeta i cremada
per les brases de la Summa Theologiae, plorada
per un nu i verge dominic, perdut en l'erotisme
del gòtic flamíger, aquell que concorre sempre que
les llicències del caos s’obliden. I encara que benvolguts
pels deus, per allà on encara avui naveguen junts,
mai ningú sabrà si vaig ser l'home providencial
o tant sols el teu fill. Com saber-ho?
Entre port i port saben que veníem
d'un mateix asteroide la darrera volta que ens besàrem,
que miraves com un llampec d'esperança
obert al descans dels déus i que s’adherí a la meua pell
el darrer mandat teu, desitjant-me la sort de ser feliç.
La teva absència, que no hipotètica mort, ens abocà
a un rerefons epistemològic sense aparent causa,
a una plenitud efímera i al plàcid absurd
del foc que suau ens crema fins la mort. Saps? Camus
ens espera al final del buit Infinit. Ara ho sento
més a prop i fins i tot el teu record és amable
i la porta resta oberta de bat a bat. I deus saber,Mare,
que la meva estimada descansa en un llit més ample

que aquell on t'adormires en l'últim comiat.

NUESTRA NORIA.

"Los hombres y los movimientos que proclaman su enemistad con el capitalismo podrían ser justamente la clase de estimulantes que necesita el capitalismo. La sociedad burguesa, mediante su insaciable impulso de destrucción y desarrollo, y su necesidad de satisfacer las necesidades insaciables que crea, produce inevitablemente ideas y movimientos radicales que aspiran a destruirla. Pero su misma capacidad de desarrollo le permite negar sus propias negaciones internas: nutrirse y prosperar gracias a la oposición, hacerse más fuerte en medio de las presiones y crisis de lo que podría serlo jamás en tiempos de calma, transformar la enemistad en intimidad y a los atacantes en aliados que ignoran que lo son"
(Todo lo sólido se desvanece en el aire. Marshal Berman)

jueves

DE NUEVO EL HABITUAL OLEAJE.

Cuando llegó la tumultuosa ola de orígenes revueltos
la luz se hizo negra y atravesó siglos y recuerdos.
No hubo sombra para el cobijo ni rellano para dormir
y en cada silla se aposentó el presente y el pasado
cubriendo cuanto fuimos de lodo y jirones de vida
hecha muerte sobre el lecho nupcial de cada hogar.
Desahuciados y sin semejantes en quienes buscar amparo
tuvimos tiempo, entre cañas y peces muertos, de pensar
desnudos, sucios de vivir y anhelantes como nos recibe
el amor que merodea la noche, y fue que descubrimos
el valor de un mendrugo y el calor de una mano en la cintura.
Pasaron muchas noches prolongadas a besos hasta
el primer amanecer sin sol y supimos de su llegada
por el graznar purulento de los cuervos endomingados.
Cuantas previsiones tuvimos que cambiar igual que el rumbo
en alta mar sin brújula, estrellas, remos o velas. mientras
se repartían el botín. Fueron días que ni los muertos flotaban
por temor a las garras. Desde entonces los altares de la huerta
duermen y en las laderas los jóvenes vigilan el horizonte
mientras hacen el amor con quien pueden. Europa
todavía aterrada por el toro de Creta y con la virginidad ajada,
se prolonga en un quejido de añoranza. Desde entonces los dones
que nos dio Prometeo hijo de Jápeto, solo quedan como
la letanía dominical de la feligresía dormida, en espera.

martes

HISTORIA Y VIDA

La idea de que la historia de la humanidad es una línea de progreso y modernidad, una línea en permanente ascensión, puesta en tela de juicio a partir de Heidegger y la mayor parte de las filosofías de la postmodernidad, sigue en vigor en numerosos aspectos, de manera que todavía hoy, casi todo lo nuevo, por el mero hecho de serlo, se considera un avance. Esta persistencia en el tiempo, como casi todo lo que sucede en la sociedad, tiene un origen interesado y tratándose de una sociedad de clases, unos beneficiados, que justamente por serlo presuponen otros perjudicados. Hablamos del mecanismo de las modas generalmente impuesto por el capitalismo globalizado, en un desenfrenado consumismo necesario sostén y supervivencia del sistema. En este sentido, hay una tendencia a considerar valiosa toda poesía reciente que rompe, aunque sea formal y mínimamente con lo conocido. En general y aparte de otras consideraciones, suele ser una huida hacia delante cuando existen dificultades hermenéuticas y conceptuales para profundizar en busca de lo nuevo. En numerosas ocasiones nos topamos con el peligro de encontrarnos con lo viejo simulando ser nuevo.

domingo

TOTS ELS CAMINS A CASA DORMEN.

Pogué ser el principi d'un llarg encontre, però fou un desideràtum,
un eclipsi lunar. Com ara sabem, la carn dels penitents és el cos excessiu, 
la cerca de l’evanescència. De la pau a la por torna cada primavera 
l’adolescència famolenca. Llavors teníem, amb l’infern
de front, la tendresa sòrdida i oculta sota l'horitzó. Era la porta per
on fugíem de velles alcoves amb forrellats, sense sol, i de les mirades 
temoroses del contrallum. Alertes si fos necessari, estesos a assecar
els cors, érem atalaiant els incerts futurs que projectaven la llibertat, 
trepitjada durant  llargs anys d’ombres. I cert; era perillós bategar
i encongits ens cobríem amb sacrílegs barrets, pregàries buides des
del fons de la maresma del dubte. El senyor dormia i les urgències 
cegues transitaven pels camps. Qui sap en quin racó vam aparèixer, 
com si fórem un dasein deixat de la mà de Heidegger, aquell
exacte testimoni del poeta fronterer remugant entre les ombres.
Tot com un presagi, amb les teues mans insomnes, i sense saber
que fer amb la joventut que va ser el meu recer, i la teua pell.
Molt després, a deshora, em vaig adonar que l’admiració
que professava cap a l’amic no era mes que el ocult desig
de ser posseït. Els espais imprudents, com aquells petons
que il·luminaven el teu somriure i els meus llavis, qui sap qui
ara els guanya i ens perd, doncs la teua absència ens deixa
com una mar sense vaixells, com la nit enamorada del dia
i els oblidats núvols del trànsit, el camp infinit o el cor sense
desvaris. Tot eren seqüències de naturalesa morta (Omnia
mors aequat) per a nosaltres, mentre que el fascio enalteix a Giotto.


viernes

EL POEMA COMO ATAJO.



De acuerdo con Mukarovsky, el poema más importante que en tanto que signo represente y simbolice una realidad, es que realice una mediación, un consenso cognitivo entre el emisor y el receptor, pudiendo adquirir una autonomía la palabra respecto a su significado en el habla. La consecuencia es que a mayor autonomía de significado mayor reducción de comunicación entre emisor y receptor dado el alto grado de unicidad que todo constructo, tanto emisor como receptor, son en sí mismo. Es lo que Mukarovsky distingue como la realidad ontológica que son el emisor y el receptor y la realidad intencional que establece el texto poético en un intento de aproximación comunicativa entre ambos y que en algunos casos puede tan solo reducirse a un conjunto abstracto de valores.

jueves

LAS VERDADES DEL BARQUERO.

Si como advierten las últimas corrientes psico-filosóficas no hay hechos, lo que hay son interpretaciones, sabemos lo que nos hacen o dejan saber. En la mayoría de casos la verdad que triunfa es la que tiene mayor apoyo del poder comunicacional, y éste, obviamente del capital, lo que presupone un mayor interés por parte de sus administradores. De ahí que el trabajo de la hermenéutica no deja de ser un tanto utópico respecto a lo que debería ser y mediante la deconstrucción del texto o signo de representación de hechos, debería de tratar de resaltar las contradicciones y exponer las posibles verdades, o decidirse por una, y que sea lo que dios quiera.

domingo

CHE SARÀ, SARÀ.

Y te rindes en pleno éxtasis con mi reclamo. Y todo parecen luchas 
latentes, misteriosas, que anuncian tantas miradas furtivas que vienen 
del futuro.No es que suframos un desajuste, será que todo cambia 
y en la próxima vuelta de la noria iniciaremos el tramo final. Así fue
siempre, cabalgasteis mis íntimos deseos, haciéndoos cómplices 
de las más grandes obstinaciones. Me hicisteis conocer la cara 
y la cruz del cuerpo sin importaros el dolor del desgarro de mis carnes, 
abriéndose para que cupierais, queriendo compensar el vacío que 
nos cegaba las carnes cuando se manchaban con el sabor del éxtasis virgen,
Bien: Al menos ya sabes que hay ocasiones, las menos, que soy tan fuerte
y diverso, tan otro, que parezco un sueño banal y feliz. Che sarà, sarà.

jueves

PERO, ¿HIJOS DE QUIEN?



            Por entonces se trataba de querer ser mediante la voluntad de estar.
Y así tuvimos que llorar, angustiados por la duda, después de tantas 
miradas oblicuas. Pero, no es que hubiera muerto, era que tan solo
 pasaba a ser un sueño confuso de mí mismo, inocente y desaparecido
 en las infinitas moléculas, de extraños rostros que pacientes esperaban 
formar un nuevo cuerpo infantil, un día. Habría que decir que no siempre 
la vida ha sido un desierto y tendría que confesaros que me he dedicado 
a cosas importantes, justo por donde, más pronto que tarde, nos perdemos. 
Como sabes, me lo hizo ver Magritte y su A friend of order.
Hace tanto tiempo que llegaron sus veleros sin banderas ni armas
Venían llenos de gente de lucha y miseria, y en la cara el dolor
de los cantos morunos, apátridas. Nos dieron poco tiempo para esconder
nuestros ríos, rehogar los bosques y esconder nuestra larga memoria.
Poco más pudimos  hacer. contemplarlos bajo el dulce sopor de agosto
y fornicar con todos, consintiendo que eligieran el sexo que querían
que fuéramos y darles a conocer las mil caras del placer, revueltos entre
requiebros y quebrantos, esperando que la misma aventura los trajo
un día de sol, otro  de tormenta se los llevara lejos. Pero ya nunca 
supimos de quien éramos hijos, ni si teníamos  historia, ni de dónde veníamos. 
Todavía hoy, documentalmente libres, miramos su herencia extrañados
y de frente. Hacía poco tiempo que habíamos dejado aquella curva maldita,
onde todo lo que fue nuestro se desvaneció sin el fruto del placer, del coito
libre de la selva, la ausencia de ataduras, y tampoco el consuelo de sembrar
tu vientre en barrecha. Así fue que me dormí entre tus piernas ¿Cómo no
perdernos en la maraña de madres sin hijos y extraviar a dios en las
sinuosidades de la apologética Hallelujah.What a wonderful world.

lunes

VINIENDO DE AQUEL LARGO VIAJE A NUESTROS ORÍGENES.

Pudo ser el principio de un largo y sinuoso encuentro, aunque
fue un desiderátum, un eclipse lunar. Como ahora sabemos,
la sonrisa de los penitentes es el cuerpo excesivo, la búsqueda
de la evanescencia y desde la paz el miedo vuelve cada primavera
como una nueva adolescencia hambrienta. Entonces teníamos,
con el infierno de frente, ternura sórdida y oculta bajo el horizonte.
Era la puerta por donde huíamos de viejas alcobas con cerrojos,
sin sol, y de las miradas temerosas del contraluz. Alertas y atentos
por si fuera necesario, extendidos a secar los corazones, éramos
amantes de los inciertos futuros que proyectaban la libertad, pisada
durante largos años de sombras. Y cierto; era tan peligroso latir
que encogidos nos cubríamos con sacrílegos sombreros, cánticos
y oraciones vacías desde el fondo de la marisma de la duda.
El señor dormía y las urgencias ciegas transitaban por los campos.
Quién sabe en qué rincón aparecimos, como si fuéramos los dos
un dasein dejado de la mano de Heidegger, adornado con el exacto
testimonio del poeta fronterizo, rumiante entre las sombras.
Todo como un presagio, con tus manos insomnes, y sin saber
qué hacer con la juventud que fue mi refugio, para mi piel.
Tiempo después, a destiempo, me di cuenta que la admiración
que profesaba hacia algunos no era más que el oculto deseo
de ser poseído. Los espacios imprudentes, como fueron aquellos
besos que iluminaban la sonrisa de mis labios, quién sabe quién
ahora los gana y nos pierde, pues tu ausencia nos deja limpios
como un mar sin barcos, como la noche enamorada del día
y las olvidadas nubes del tiempo, el campo infinito o el corazón
sin desvaríos. Todo eran secuencias de naturaleza muerta
(Omnia mors aequo) para nosotros, mientras que el fascio
ensalzaba a Giotto. Si quieres o no, aunque millones de seres
pululen y sobrevivan, también ahora, nosotros cada día,
aventureros como somos, iniciamos la pelea buscando
quién sabe qué, hasta que fatigados de vivir, invadidos
por la tristeza concluyamos que todos los caminos conducen
al lugar de dónde venimos huyendo. ¿Qué podemos hacer?
De hecho cuando no sueño no está claro si soy hijo, padre,
hombre o mujer; y sabes que puedo ser tu hombre, si quieres
tu mujer, la puta excelente, el amante del pene de hidra,
incluso tu madre. Desde el origen del mundo soy la fuente
del placer y nací para cubrir todos los deseos que dan la luz
a tus impresiones y raíces a tus sentimientos y a nuestras ansias
que dormirán satisfechas hasta la muerte en nuestros brazos.
Tal vez si fuera posible ser la parte que me falta y poder quererme,
de repente las refrescantes sugerencias funcionales de tu diseño
desenvuelto y el confortable encanto de tu transparencia,
casi nunca armónica con mis deseos, nos sentiríamos como
una zarabanda, al menos como unas suaves xaconas de Tomasso.
Quizá, porque los motivos florales y alocados que rizan
el encaje de tu lencería suman la espalda a tus pechos y muestran
tus delirios, o porque la depurada línea que sondea el perfil

inquieto de tus muslos son las columnas que nos mantienen vivos.

domingo

PERO MCLUHAN NO LEYÓ A PELLEGRINI.

Nunca sabremos si fue el amor o la palabra que lo nombra,
pero contemplamos la travesía como un amor provisional.
Tú desde el recuerdo, yo desde la esperanza. Como siempre,
fui un aborigen de la pena y el hambre. Fue tu blusa,
niebla sin piel, como el día corto, enojado y deseante,
como la propia noche leve del asombrado moribundo gris,
la que se acomodó a tus pechos y desató un requiebro,
eludiendo tu sonrisa, y la libertad en precario de la estancia
donde vinieron a reposar nuestras prófugas identidades.
Algo sucedió, desmedido y tosco, la tarde que rozó tu verbo
la serenidad del último beso, la luz que la sal refleja.
Establecimos contornos, distancias, y quedamos frente a frente;
las pasiones obscenas viajaron como agua a la deriva,
temerosas, rebeldes, acopiando aprecios, referentes veladas,
y tu adiós fue tan plano que no volvió, segó el horizonte.
O puede que, de nuevo prójimo, solo fui un atavío invernal.

jueves

SATURNO Y LA TRAVESÍA DEL SINAIA

«Porque no es lo que importa llegar solo ni pronto
sino llegar con todos y a tiempo».
León Felipe

La envidia de la muerte os va tragando y devora
mis recuerdos. Es como si me despertase trenzado
y a caballo del cansancio, las miradas tránsfugas
y la vigilancia del beso que duerme, de la caricia
que reiteradamente muere dormida, insensible.
Tanta mar por medio, dueños de las tres dimensiones
os dejaron desnudos frente al odio de la vida,
del llanto y las candilejas, abriendo el debate.
¿Cómo separar lo que hicisteis de lo que sentíais,
tan libres fuisteis? Qué titánicos quedan hoy
vuestros hechos y mis palabras qué pobres, pero
aún sois el contrafuerte de nuestra vida, el aderezo
imprescindible, y vuestro destierro nos deja como
una caricia que golpea y nos invita, nos devuelve
a los orígenes, a la obscenidad del sufrimiento,
al dolor de la brasa, sangre cuajada, oscuro fermento
de nueva vida frente al leviatán enajenado, mutilado.
Sois la supervivencia del mito que vuelve en cada parto.

miércoles

HOMENATGE A MIGUEL HERNÁNDEZ

Ahir, 28 de Març va ser l'aniversari de la mort de Miguel Hernández. Tal vegada no es pot fer més del que es fa per part dels responsables polítics i socials. Són mals temps per a aquesta classe de reivindicacions i homenatges. Jo reconec que em rellisquen molt els aniversaris de tot tipus, que els meus records i sentiments circulen una mica eixelebrats i sense data, Però per múltiples motius, Miguel ha sigut i segueix de company en moltes circumstàncies que van més de la seua obra poètica. Però en aquesta ocasió he de confessar que en llegir ahir que era el seu aniversari, vaig recordar un poemilla que vaig escriure en la presó, quan tenia l'edat a la qual va morir Miguel, de manera que ho he rescatat per als qui no ho coneixíeu.


Estimat Miguel,

Fa una estona han tocat silenci
m´he quedat sol a cel.la.
Van a fer-te un homenatge.
Estudiosos poetes eloqüents parlaran de la teua obra
i cobriran la teua vida.
Xicots entusiasmats et deixaran flors
i potser et dedicaran una plaça al teu poble.
Ja veus, van a coronar-te.
Discursos, estudis, homenatges, records, dedicatòries...
T´ha arribat la glòria Miguel, la glòria.
Als homes sense adjectius els fan un monument
o els fiquen a la presó.
Tan se val.
Mentrestant, els ramats que tu cuidaves
i les terres que jo he solcat
sembla que son dels mateixos.
Fins i tot, les presons són les mateixes i els que les moren també.
Ja saps el que passa.
Paraules, paraules, paraules... i musiquetes.
No t´enfades i acut, si pots.
No tot serà xanguet.
Des de la presó,

un abraç, Miguel.

jueves

Del Big Bang al Big Crunch. (A la recerca del subjecte perdut) ( Fragment II).

Ja sé que allò que és nostre són els mims rivetejats 
que púdica cobreixesamb una brusa llarga de punt blau xinés de cisa americana, i que no cal desesperar si no arribem al vell èxtasis. Ja veus, tot això nosaltres que tant ens vam voler. doncs no sempre, ja ho saps massa bé, la forma es conforma al fons de manera que siguen 
la teua meitat i la meua gana la recerca de tot allò complementari, mes enllà de la teua pell, 
i no passar mai a ser record ni futur, solament llum. 
El tresor verge que guarda els teus secrets, recobert 
de normes, atrinxerat en fronteres desapassionades, transcendint inhibicions, propiciant l'assalt més enllà 
de la invasió que planegem, cada pas de cada dia, 
sobre els confins del teu reducte per què l'herència 
de futur administrés la possessió com si ella fos la sorra verge d'ocre translúcid i tu,encara excessivament dona, fores un dia deessa bruixa, després mare i amant 
i encara que et resisteixes, verge inconscientment gestant i promíscua.

domingo

DEL BIG BANG AL BIG CRUNCH. (A la recerca del subjecte perdut) (Fragment)

Aleshores dorms nu i com prostituït, i com el pacient Job, prefereixes que Jehovà tinga raó i malviure baix la falda del mascle que et proveeix d’un rosegó, d’una carícia o d’un pene. Però vam descobrir al fons de les nostres pupil-les, des de l'encaix perfecte dels nostres cossos, curulls per l'acompliment de l'amor, conjugat en besada i el ritual gemec, sense sospites ni garanties, de tu a tu devorant-nos, cobrint la pell de pètals captius i flors del taronger, fins que l'aurora dissol les ombres i engalana la teua cara. Tot, amb tal de reconèixer-nos.

sábado

DE REPENTE, LA VIDA.

Siempre supimos que sería difícil conocer un poco más
de nuestro mundo sin saber de sus raíces y pertenencias.
Lo creímos tan nuestro que apenas lo vivíamos, diferentes
como somos, incluso cuando no hay tiempo para saber
por qué nos perdemos en las diferencias y sus contrarias.
La sospecha de aquel mundo posible, siempre a mano,
ha trastornado nuestra quietud y aún sugiere que generemos
la suerte que diese noticia, no de lo que éramos, que jamás
nunca lo hemos sabido, menos aún de buscar la frontera
entre las excepciones y las reguladas normas. ¿Había lugar?
A duras penas, de lo que queremos ser. Humilde dialéctica.
O pacientes roces con los que construimos nuestra inercia.

LAS DELICIAS SOBREVENIDAS.

Nadie nos dio permiso para vivir a oscuras
y deslizarnos suaves sobre los recuerdos,
motivados y estimulados a emprender el esfuerzo.
¿Quién pudo perdonar a nadie sin sumergirse?
Por eso abrimos la puerta a la hipocresía,
a la apariencia, reforzamos y estilizamos
la mentira, abrazándonos a la corrupción
y al vicio (para qué negarlo, nos pudo el morbo)
y así encontrarnos con tantas razones nobles
para seguir viviendo y ninguna para morir.