miércoles

LA DIALÉCTICA DE ADESTES FIDELES.

“De todas las palomas hubo una que se fue por el mundo.
Todavía sigue girando alrededor del sol”
Rafael Alberti.


Como dos viejos lobos disputándose el presente el pasado y el futuro se miraban indecisos y cómplices largos acomodos de referencia buscaban el contrapunto y quedaban a la espera de hinojos derrotados por la pena resultante de la mirada apresurada de muro en muro los breves silencios se hicieron eternos y desesperaron perdidos entre las noches halladas repudiamos el amor neutro la imaginería del patrón los horizontes perdidos y la bandera blanca y a ti casi ni te conocimos pese a los mitos y los tributos quién sabe en qué recodo algo estalló vibrante y volvió consagrado y sin revuelta pero flexible y dispuesto ahora recoge tus deseos y olvidemos la verdad cuéntame de tus experiencias hablemos de lo nuestro.

viernes

LOS BUCLES DE TRISTÁN TZARA

“Triste historia de un cuerpo que existe
como existe un planeta, como existe la luna”
Vicente Aleixandre

Como la cuna del recuerdo que persigue al sepulcro nos circundas tatuada solícita lilith oculta y libre eres el registro de la vida ciega y apátrida del liberto del amante mágico y exhausto diosa sin edén legado celo ni manzana dueña del eterno inconsciente afán telúrico luna de las mareas caricia astral raíces y cóncavas pulsiones eres como el árbol de las galaxias y el ánfora de sus mitos de tu mano abandonamos a isaías y escondimos hastiadosal demiurgo de la palabra el nombre que nada señala muchos besos robamos pero con cada uno la tierra rodaba bajo la mirada atenta del amante chamán pirulero somos el rezo innombrable lilith guárdate de los diosesy sedúcelos boca arriba y explora la indecencia de morir somos el granero donde reposa la historia entre espinas y flores el privilegio de dormir sobre el recuento de las espigas bóveda de sal murmullo de hierbabuena el pendón de Tzara.

miércoles

LOS BORDES DE LA MIRADA HOLÍSTICA

"La realidad posible se obtiene distendiendo un poco las leyes físicas y químicas."
Marcel Duchamp

Qué importan los rumbos de nuestra historia me sobra con tu sonrisa cuando los miras fueron el sino y el complemento que desde el abismo a veces con lo que sobra al regreso construimos inducidas obediencias de una ilusión neutrahablo de los que nunca llegaron y que persisten con el horizonte cubierto de cielo y el légamo abrazado a la cintura recreando luces de sombras bálsamos verdes que se pierden en la noche enlutado el gesto fuimos benévolos en la caída o tal vez fue que empezamos a caminar hacia el pasado sin saber en el naufragio qué banderas salvar tejimos y destensamos todos los rincones de la vida pero la muerte demora tanto que nació el gesto impío así fue que nos precipitamos desplazamos la sublevación y alguien trenzó suavemente el expolio y la melancolía nos ahogó pues no el amor; fue vivirlo de golpe

jueves

LAURA GIORDANI, O LA UNIDAD DEL UNIVERSO.

Laura Giordani nació en la ciudad de Córdoba (Argentina) De niña se exilia con su familia en España, viviendo alternativamente en estos dos países. Realiza estudios de psicología, bellas artes y filología inglesa. Su obra muestra una gran madurez y un hábil manejo de los recursos de la lengua, de manera que el lector se desliza suavemente por sus versos sin apenas percibir que va cayendo en un riquísimo mundo de imágenes leves y envolventes. El resultado es una sensación profunda y serena con las suficientes dosis de rechazo, frente a mucho de lo que nos rodea, que nos va introduciendo en un sentimiento agridulce.
El pasado 23 de Septiembre, en una mesa redonda en Teruel, Laura Giordani, hablando del compromiso de la poesía, decía:
“es imposible no comprometerse de algún modo: lo quiera o no, el poeta está inmerso en una realidad histórico-social, una lengua, un presente con su trepidación y sufrimiento; aún su silencio ante determinadas injusticias de su tiempo es una manera de compromiso con lo establecido, con las condiciones que posibilitan ese presente”.
Con esta evidencia cierra la poeta el, para algunos, interminable debate, que en círculo se abre y se cierra de manera cíclica, sobre el compromiso social del poeta y con el que estamos de acuerdo. Podríamos decir, pues, que es imposible, ontológicamente hablando, vivir en este mundo, el único posible por cierto, sin estar en él. Otra cosa es cómo, y es a partir de este cómo que aparece su compromiso y desde el cual construye su poesía Laura Giordani.
Es conocido que no siempre el poeta acierta a la hora de autodefinir el contenido de su poesía, ni tampoco las técnicas utilizadas. Ni falta que hace, añadimos nosotros. Pero, en tanto que lectores interesados en descubrir por qué la poesía de Giordani nos emociona, en una primera aproximación, deberíamos delimitar hacia dónde dirigimos nuestra atención en la lectura, sin abandonar su voluntad de compromiso. Lo cual nos conduce a plantearnos qué tipo de compromiso, frente a qué, y sobre todo, mediante qué elementos de la realidad, plural y ambigua como se nos presenta, se fija la actitud comprometida de la poeta. Este es nuestro intento, aceptando de entrada que es una de las posibles maneras de aproximarse, ni la única ni previsiblemente la más global.
Nuestra tesis es que la poesía de Giordani tiene un fuerte componente místico-panteísta. Ambos términos están suficientemente usados con distintas significaciones, por lo que parece prudente delimitar en que sentido las usamos aquí.
Al hablar de la mística, existe la tendencia a caer en el tópico de considerarla, tanto en el ámbito de la filosofía y también en el de la literatura, como una corriente de pensamiento desarraigada de este mundo, incapaz de saborear los pequeños placeres de este valle de lágrimas e incluso de apreciar lo humano si no es mediante y a través de la luz divina, y aún en estos supuestos, para venerar al creador último de cuanto nos rodea. De hecho, más allá de las diferencias entre las escuelas o manifestaciones del misticismo aparecidas en la cultura occidental y que podríamos situar en el tiempo, entre los dominicos alemanes del siglo XIV ( Dietrich, Erkhart etc. ), y los carmelitas españoles del XVI (Santa Teresa, San Juan de la Cruz, etc.), todos ellos tienen en común la posibilidad de que el hombre, ser físico y finito, alcance en determinados instantes de la vida terrenal, la unión espiritual con Dios, ser inmaterial e infinito. Ese dualismo, dios-hombre lo rompe Giordani mediante una concepción panteísta de la vida y el mundo, uniendo lo que las religiones han separado. Todo es uno en lo esencial y a la vez distinto en su manifestación:

…compasión de la arena en la que
la piedra disuelve su recuerdo de la altura;


Pero es a partir de los estudios que sobre el misticismo realizan diversos autores de las escuelas estructuralista y constructivista, donde se hace evidente que los grandes místicos que en la historia han sido, lo fueron fundamentalmente por ser maestros de la palabra y excelentes poetas. Tal es el caso de la española Santa Teresa, del musulmán andalusí Ibn Arabí o del judío Maimónides.
Curiosamente, dato importante, estos tres místicos-poetas vivieron enfrentados a las respectivas jerarquías religiosas de su religión y época. En concreto la poesía mística española, cuyos máximos exponentes son San Juan, Santa Teresa y Fray Luis de León, sufrieron persecución por parte de la Inquisición y San Juan y Fray Luis, además cárcel. Eran tiempos de la Contrarreforma y el Concilio de Trento estaba en pleno furor, a la vez que se iniciaba la decadencia del imperio español, no solo económica y militar, sino también moral, en clara reacción ultra, frente a los aires progresistas que dieron origen al renacimiento. Baste recordar y comparar los interesantes estudios que sobre el Renacimiento hizo Ágnes Héller, bajo la dirección de Luckács, y el que realizó magistralmente José Antonio Maravall sobre la Cultura del Barroco. Desde esta perspectiva, los conocidos versos de F. Luis de León:

“Qué descansada vida
la del que huye del mundanal ruido,”


significaron y representan, la repulsa consciente y crítica a la decadencia de la monarquía y la aristocracia de su tiempo, y también, como señala Iris M. Zabala, el desengaño frente a la naciente burguesía que se integró en la monarquía y la iglesia, buscando participar de las estructuras de poder político y económico, en absoluta contradicción con lo que las burguesías del centro de Europa hacían y para lo que ondearon el luteranismo como bandera. Retengamos, pues, esta esquemática síntesis de estos poetas: decepción y repulsa frente al contexto histórico y social, con la consiguiente búsqueda-huida, mediante la palabra escrita, el poema.
Muchos son los historiadores que han señalado los numerosos comportamientos y las actitudes que aparecen con significativa semejanza entre los siglos XVI/XVII europeos y nuestros días.
Escribe Laura Giordani en uno de sus poemas:

Vas enhebrando deshechos
descontándoles el asco
para construirte en un arca imposible,
un arca que te lleve lejos del fondo
a orillas sin estrenar todavía.


Aparte del símbolo bíblico del arca como refugio y a la vez, o por lo mismo, tabla de salvación y camino hacia otro mundo, nos interesa ahora resaltar la actitud vital, frente a un subyacente mundo des-hecho ( ruinas de un anterior “hecho”) que es de rebelión, si, pero no en el sentido revolucionario o provocador de un caos previo a un nuevo orden, sino de huida hacia un mundo virgen.
Giordani, al menos explícitamente en su poesía, no es una mujer religiosa en el sentido ortodoxo, pero goza y disfruta de un sentimiento re-ligioso en el sentido originario que tenia en el latín, de donde procede el sintagma. Su religiosidad, pues, es una relación (re-ligare) con el mundo, con su entorno, místico-panteísta en el sentido que señalaba S. Pániker “lo místico es la otra cara de la lucidez, la transexperiencia que nos hace salir de la condición humana y asomarnos a lo real, reconciliarnos con lo real, más allá de las antinomias de la razón”. Es, pues, una relación de pertenencia y de amor, única forma de poder sentir, usando el sentimiento para conocer. Como decía Wittgenstein, en su Conferencia sobre la Ética, “la experiencia mística no es una experiencia cognoscitiva sino un sentimiento:”. Es pues, una peculiar forma de conocimiento y de relacionarse con la totalidad.
Cuando en alguna ocasión, pocas, la rabia contenida de la poeta busca responsables de situaciones dramáticas, aparece, en minúsculas, el dios supuestamente creador, pero es para exigirle que cumpla con sus prerrogativas, según los dones que se le atribuyen.

Un dios extraño que multiplica hambres
ya no pide caminar sobre las aguas
sino sobre piernas que se hunden.


Laura Giordani mantiene en su poesía una actitud, hacia el mundo en el que vive, de rechazo por lo que ve y de amor por lo que de acuerdo con sus parámetros culturales podría y debería ser. Su manera de amar, de relacionarse con el mundo, pudiera asimilarse al de una madre amorosa, pero sin embargo va más allá de ese sentimiento tan natural en la mayoría de mujeres.
Son numerosos los poemas que tienen como protagonistas a los niños. Sin duda es uno de los leitmotiv, y aunque en los poemas de Giordani el niño aparece como sujeto de situaciones, generalmente tristes y como motivo de denuncia, debemos entenderlo también como un símbolo, el único capaz de, mediante la denuncia de su situación en la mayor parte del mundo, abrir camino a un mundo más humano y justo. El niño, pues, simboliza lo no malhecho ni deteriorado todavía, el estado edénico del hombre antes del pecado original, el estado embrionario de la humanidad, la esperanza, el futuro.

Niño que vas entre nuestros restos,
los ángeles te hablan
con un lenguaje de moscas.


Pero también el niño simboliza la añoranza del pasado, la huida del mundo presente con el que se está en desacuerdo y en el que, inevitablemente, se es adulta sin estar de acuerdo con él, ni en su forma de presentarse, de ser, ni en su manera de comportarse. Frente a él, el niño es símbolo de infancia, de regresión, de huida hacia atrás, a una época en la que vivíamos en un mundo, el que conoce el niño, que nos amaba, sintiéndonos protegidos en el hogar, uno de los elementos claves en la poesía de Laura Giordani.

....Niño del riachuelo.

....Niño de las encías que se adelgazan

....palabra abriendo sus costados / para alojarte, niño.


Para la denuncia de nuestro tiempo y el anhelo de un mundo todavía no sobrevenido, pero deseado y humanamente alcanzable, cuyo portaestandarte es el niño, Giordani acude a la poesía coloquial, busca lo conversacional, lo histórico, lo exterior que asombra, la reflexión objetiva y serena, la circunstancia vital, el tono narrativo pero mesurado, siempre testimonial y en numerosos casos familiar. Es decir, usa la cotidianidad conceptual y asombrosamente consigue un clima poético y entrañable, digno y elevado. Dentro de este marco, consigue caminar imperceptiblemente, desde la estricta poesía en el sentido más conceptualista hasta los tonos prosaicos del habla. Una línea de tratamiento del texto poético que nos recuerda en latinoamérica, a poetas que desde Vallejo, se prolonga con Mario Benedetti, Ernesto Cardenal, Roque Dalton o Fernández Retamar, etc, y en España con poetas como J. A. Valente, Gil de Biedma etc.
Pero Giordani, a caballo de estas brisas poéticas, se entronca perfectamente con poetas las poetas españolas. Su forma de tratar la palabra, el tono, el ritmo, y en numerosos casos incluso la temática, la relacionan con poetas españolas de su misma edad, tales como Ángela Giménez, Natalia Menéndez, Esperanza Medina, Pepa Ortiz, Rosario Troncoso, Carmen Meca, etc., que no solo comparten un mismo espacio socio-histórico, sino también algunos presupuestos estéticos, sin que con ello podamos hablar de generación en el sentido más riguroso de Karl. Mannheim, o tal vez sí. Tiempo habrá.

De manera que Laura Giordani es un claro ejemplo de lo que Derrida llamaba “descontructivismo”. Encuentra el punto de, sin forzar el verso, romper las categorías discursivas asociadas a los esquemas patriarcales, revalorizando los conceptos en el interior de sus poemas desde una perspectiva de mujer-madre, con naturalidad, sin ruptura aparente.

...la sal sin mesura,
repartida, multiplicada
para resucitar este pan reseco
de palabras, estas espigas
condenadas antes de asomar.


Giordani rompe así, los paradigmas desde una actitud centrípeta, buscando en sí misma, en su intimidad, una suave ruptura con ese entorno actual de la aldea global, que pierde los perfiles y se complejiza a la vez que le produce tristeza y rabia, huyendo hacia sí misma, ahondando en una visión personal de lo pequeño, de lo más ontológicamente suyo, en el sentido heideggeriano. La palabra es el talismán que Giordani propone para salvarse, pese a ser aquélla depósito de tantos desmanes. Son las palabras que.

Hace tiempo perdieron su halo
pero seguimos enhebrándolas
con fervor como talismanes,
como si alguna hubiera salvado
un solo árbol de la quena
o fuera posible repoblar una ciudad
con fotos sustraídas de lápidas.


Giordani, en cada poema juega, como muestra de su sensibilidad, no con el ritmo, el tono y las pausas que la preceptiva tradicional aconseja, origen de tanta pseudopoesia en manos inexpertas, sino que atiende a lo que cada poema desde su propia construcción en tanto que texto poético, sugiere, casi exige, podríamos decir, consiguiendo así que cada poema sea en sí mismo quien nos da la pauta adecuada, incluso desde el punto de vista visual. El fruto es un lenguaje articulado en un sistema comunicativo que aunque pueda parecer basado en improvisaciones tiene una empatía entre fondo y forma dialécticamente relacionado.

No estaremos para atestiguar la estela,
la voracidad que nos convida a ser harina
en esta molienda extraña.
Ya en tu cuerpo la vida inaugura otros filos
y planta estandartes de cordura
y te enciende ferocidades nuevas;
otros dientes para triturar las espigas
de los días que te aguardan.


Finalmente, el panteísmo en el sentido de la unidad del universo, del que somos una minúscula parte, y el misticismo, aparece en el sentido que M. Eliade señalaba, como superación del abismo que la dualidad de las religiones oficiales establecen entre dios y el hombre, y éstos se unen y superan mediante la palabra de la mujer-madre que restaura la unidad primigenia que, el big bang humano que significó la civilización, separó un día.

Quizá seamos sólo eso:
cuenco sin fondo para un agua indigente
que sueña su barro,
mano tendida en la intemperie
.


Una poesía, pues, la de Laura Giordani que puede resultar incómoda para el lector despistado, pero muy gratificante para los díscolos que sepan apreciar el valor de un trabajoso cuidado con la palabra, despojándola del significado usual y revistiéndola de nuevos y enriquecedores significados.

OBRA DE LAURA GIORDANI.

Poemarios
· De la Carne y las Estrellas (1999)
· Apurando la Copa (2001)
· Celebración del Brote (2003)
· Cartografía de lo Blando (2005)
· Noche sin Clausura (2006)
· Materia Oscura (2007)
· Sudestada (2008)
Antologías
· Aldaba (Ediciones internacionales de Valencia, 2003). Antología de poetas hispanoamericanos. La obra -fruto de la fusión cultural hispanoamericana y las intenciones de la nueva poética, está prologada por el crítico barcelonés Manuel Ballester y reúne también poemas de Arturo Borra (Argentina), Víctor Puertodán (Cuba) y Enrique Sanmol (España).

· Cuadernos Caudales de Poesía (Edición Caudal, España, 2007), antología de poetas para el Ateneo Jovellanos de Gijón.
· Antología de Poesía (Alta Gracia 2002), publicada por ECA (Escritores Cordobeses Asociados).

LOS ESPEJOS DE PESSOA.

“Nuestro sentimiento busca sostén
en aquello a lo que él da forma”.
Robert Musil


Ligera como el recuerdo veraz como el humo tanto te deseé que aparecistey fuiste la sal gorda de mis sueños nos hicimos invisibles de tanto como adelgazó nuestro presente súbitos espacios exhaustos como la mala hierba vuelven pegados a las vertientes de tu monte a la indecisión de tu perfumesí vuelves siempre vuelves medrosa y confundida conquistada por el castigoy no sé qué hacer con estos labios míos que se niegan a besar otras pieles ahora entre tú y yo hay un cristal tenue.