domingo

MOTETES DEL AMOR PERDIDO.

“Hacíamos el amor como dos místicos que se juntan para tocar sonatas”
Julio Cortazar

La primera vez fue un desliz la segunda una incredulidad como si imprescindible fuera la exaltación del recogimiento junto a la vuelta del aliento y el magisterio de tu imagen así tu gesto simuló y ordenaba hasta hundirnos en el concierto los deseos encubiertos de tus pechos desasidos y marginales esparcieron tu mirada sobre la inmensidad y los retoños nada fue tan banal como tu efervescencia o el repliegue de tus mejillas pegadas a mi pecho ni tu mundo ancho tan ajeno buscabas y encontraste un niño cruel limpio y enamorado y aún saciado y desnudo me pregunto qué pájaros me llaman por qué tu guiño fue tan generoso y mi testigo tan fugaz como el parco patriarca de todas las pasiones sin contornos como el aliento del beso distendido sobre una cama inverosímil niegas que me amaste porque sin pasado no hay futuro y fue que de tanto vivir la vida volvimos al pastiche al tumulto tú que adoraste a dios para dar vida al diablo incapaz de llegar
trivializaste el camino cómo saber de mí con palabras ajenas.

1 comentario:

Minerva dijo...

Hermoso!!

Suave, nostálgico, erótico y melancólico, desbordado de sentimientos "como el parco patriarca de todas las pasiones sin contornos"...

Me gusta esa ultima parte donde hablas de las consecuencias de la rutina... tú que sabes, aconséjeme ¿Cómo no caer en la monotonía?

Gracias por tu comentario en mi blog. Por aquí, siempre la Pitonisa, escuchando tu voz.