martes

SONATA PARA TRIO.

No eran campanas, fueron cinco veces tres besos sobre tus labios
y quedaron como varadas sobre el largo tiempo dormido,
Quien sabe mañana, si amanece, qué recuerdo dormirás;
quizás sea como un náufrago sin mar donde morir,
tal vez ¿por qué no?, una paloma sin aire donde volar,
o puede que como la soledad del agnóstico frente al sagrario.
Tantas caricias en la despedida de la tarde fueron
el principio de la carencia, el exceso de tu esperanza.
Tantas urgencias vivimos a caballo de tus caderas locas,
que no sé cómo llegar a ti, más allá de tu palabra.
Ya ves, te fuiste con Janis Joplin y regresas con Albinoni,
y ahora, como todo fin que resuelve un nuevo comienzo,
si te vas de nuevo, no huyes, tan sólo es que vuelves.

1 comentario:

ALMA dijo...

por que, todo lo que escribes me sabe a antiguo, a pasado?...
y lo haces de una forma, que me envuelve...me atrae y me atrapa,al igual que mi extrañeza de que no existan comentarios en tus poemas, no por eso me siento sola,con tu mirada atenta en mis palabras, ya me basta...GRACIAS

un beso...infinito...



ALMA