domingo

DORMIDOS SOBRE LA TEORIA CICLICA DE TOYNBEE.

...deambula hacia
el silencio interior a lo largo de
un rojo sendero que el bosque
engulle como una lengua.
Derek Walcott.




Por supuesto, tuvimos que huir.
En aquellos días la vida era otra cosa.
Como todos los sueños que cabalgan la anarquía y la magia,
abocamos en el centro de una bandada
de preguntas sin respuestas y alguien nos hizo ver
que nunca poseímos la libertad, tan solo luchamos por ella,
desesperados de Lennon. Muchos,
inocentes bienintencionados, buscaron olvidarla
sin haberla amado, otros, expulsados del paraíso,
se abrazaron al peluche de los mercenarios,
algunos, los menos, iniciamos la aventura
de bucear en lo que dices para entender lo que callas.
¿Cómo volver, ahora que unos y otros sabemos,
muerto el padre, que abolidas las certezas todo es negociable,
que aquella congoja parió estas tormentas?.

3 comentarios:

Annabell Manjarrés Freyle dijo...

Cuando nos vemos obligados o presionados por el sistema, no nos queda más que vivir nuestro sueño individual y hay que tratar que ese sueño sea maravilloso, aunque la muerte amenace todo el tiempo. Después de todo, cuando no se pueden mover las almas, quién alimenta nuestro espíritu?

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo maestro, una vez matado el padre, poseímos la libertad, luchamos por ella, vivimos para luchar y desde el patrimonio individual sólo el abrigo de confluir en el tiempo nos alienta a salir del exilio, otra vez.
Qué refugio tus palabras, qué brillantes reflexiones.
Pepa

Annabell Manjarrés Freyle dijo...

Mi nuevo rostro en el espejo.
Un abrazo fuerte
http://elespejolunarblanco.blogspot.com/