jueves

THE HOUSE OF THE RISING SUN.

"Soy el hombre,
el hombre que aprieta el gatillo y mata la emoción
para vivir mejor".
Joyce Mansout.

Roto el pacto del sinaí perdidas las noches de Rokha cómo encontrar la frontera entre sus muros y nuestras manos si Brueghel miraba y Pink floyd dormía el caligrama de los sueños muchos años caminando y aún hoy nos perdemos en su bosque y nos quedamos absortos en sus ventanas nos ciegan sus excesos sus miles de espejos sucios que alumbran nuestros vivos desvelos tan humanos fuimos con sus destellos cuántos mundos huían de los que fuimos puertas y ahora no sabemos qué posada qué descanso ofrecían en qué estancia pudimos ser huéspedes aún así después de tantas lunas qué extraño saber de la soledad que compartimos tantos para llegar a la meta sin atender al camino tratando de subvertir el presente y acomodarlo al sendero que nos lleva de ser héroes a terminar como víctimas hay días que nacemos únicos tan solos que nos asustan los largos descubiertos que adornan nuestra corta historia y nos aventamos solemnes como la mies en la era desenfadados como un obradoiro desierto como la corteza de la miel del clan cuando la luz se apague y la ciudad caiga volverán áureas bandas y los vientos del sur nos llevarán a los tres caminos de una sola puerta.

6 comentarios:

marisa dijo...

Me gusta mucho el despliegue de imágenes tan ricas y sugerentes. Un abrazo

Laura Giordani dijo...

hola José:

Texto sugerente... mira en mi blog, he colgado una entrada con tu poema.

Un abrazo

Laura.

Viktor Gómez dijo...

Llego desde el blog de Laura.
Llaga que sutura silenciosa
en la escucha del sol naciente.
Lágrima que lastima el ruido.
Origen de gato en tu regazo,
amistad que no preciso palabras.
LLego de una comida en casa
del poeta Antonio Martinez y
la poeta de la acción Antoñita,
de su hospitalidad y tu ser ahí,
silencioso, en la casa del sol
social, sur en el sur de todas
las brújulas, silencioso conversador,
ajustando siempre la palabra
a la escucha.

Y me hallo aquí, en la puerta
de esta casa tuya en la red
como Pedro por su casa, José,
como el gato que ronronea cerca
de su territorio.
Caerá la luz,pero ya sé el camino
que nos trae aquí y nos convoca
al vino del poetizar, al beber
silencios y mirar las estrellas,
al recordar los que quisieron
hacernos desaparecer y los que
se olvido la vida de salvar.
Memoria que es mesa de hermanos,
casal de poesía que es revolución.

Un abrazo grande

LuNa... dijo...

HOLA ....
hay regalitos para ti
en mi lunita
un beso inmenso
LuNa

Antonio Martínez i Ferrer dijo...

Querido Pepe, en otras ocasiones te he expresado la admiración que me produce esa naturalidad que posees para colorear paisajes cotidianos y llenarlos de temblores de vida, haces del recuerdo momento reciente, vivo y amable, sin aristas para el grito.
…muchos años caminando…cuantos mundos huían, de los que fuimos puertas…Los amigos que te leen y te admiran, quedarían asombrados si pudiesen, reconocer en tus palabras todo ese universo de experiencias que vivimos. Un abrazo, Antonio.

Querido Víctor, tus palabras tan próximas y llenas de complicidad me muestran la gran ternura de tus sentimientos y te aseguro que es mi mesa la que se siente honrada con tu inestimable presencia. Antonio.

Minerva dijo...

"sus miles de espejos sucios que alumbran nuestros vivos desvelos."

He leído uno a uno todos tus poemas en estos meses de ausencia. Gracias por motivarme a escribir. Esa frase es muy significativa para mí porque las situaciones se presentan en varios espejos de diferentes planos. Perspectivas, ilusiones y agonías.

"Hay días que nacemos únicos, tan solos que nos asustan"

He cambiado mi dirección de blog, mi blog y nuevos poemas. Porque un día amanecí tan única y tan sola que me tocó reinventarme.

Besos